“Si te deshumanizás, dejás de ser médico” (Doctor Rodríguez, pediatra - Ramos Mejía)

El Doctor Rodríguez, es un médico clínico pediatra con más de 40 años ejerciendo. Lleva su profesión con amor y responsabilidad, por lo cual sus pacientes lo eligen por ser buen profesional y también, buena persona.

Escrito por: Rocío Cabrera | Publicado: 10 de Noviembre de 2021

Ramos Mejía Doctor Rodríguez

“Si te deshumanizás, dejás de ser médico” explica el doctor. Él es un médico clínico pediatra con más de 40 años trabajando en el ámbito de la salud.

Se ganó un lugar en el corazón de miles de personas, dentro y fuera de La Matanza.  “Soy médico y es un juramento para toda la vida”, explica con una sonrisa que se dejaba ver en sus ojos, porque el barbijo no permitía más.

De casos emblemáticos y un poco más 

“El chico que se acaba de ir es uno de los casos más emblemáticos del mundo”, sostuvo el doctor, señalando con la mirada hacia la puerta del consultorio para hacer referencia a un joven que se había ido acompañado de su hermana y su mamá. “Tenía un aplastamiento traqueal. En ese momento había sólo siete casos como ese en el mundo, de los cuales ninguno sobrevivió, pero él fue la excepción“, explicó con algo de emoción en su voz. 

A los pocos días de nacido, el pequeño conoció al Doctor Rodríguez, que cuando escuchó que el niño sólo tenía problemas cardíacos, pidió que le hagan más estudios, ya que notaba que había otro problema que podía ser más grave. Gracias a ese diagnóstico temprano y al impulso del doctor para que los estudios se realicen, el niño fue diagnosticado correctamente y pudo recibir el tratamiento adecuado para que su vida continúe. 

Los médicos también lloran

Ramos Mejía Doctor Rodríguez

“Me acuerdo de algo muy impactante, uno de mis maestros fue el Doctor Elías Brogli, un excelente médico pediatra que falleció. Estábamos en la sala del hospital, había dos chicos que dejamos en el turno del día. No estaban graves, no pensamos que iban a fallecer, pensamos que iban a recuperarse. Al día siguiente, cuando llegamos a la sala vemos que estaban los colchones dados vuelta. Habían  fallecido los dos. Preguntamos qué había pasado y nos dijeron que se habían descompensado durante la guardia de la madrugada. Y a este médico que ya tenía experiencia, un médico de años, se le cayeron lágrimas de los ojos”, relató Rodríguez.

Continuó, contando que al ver que  su maestro estaba llorando por el fallecimiento de los dos niños, le dijo: “Elías, no pensé que ibas a llorar”. Por lo cual, su maestro le contestó: “Yo lloro por cada paciente que se me va”. Rodríguez agregó para explicar ese momento: “Y es verdad, uno llora por cada paciente que se va, aunque sepas que no queda otra posibilidad. ¿Sabés que me acuerdo de todos los nombres de los pacientes que fallecieron? No son muchos, gracias a Dios. Pero siempre me acuerdo de ellos”, sostuvo. 

“No podés pasar la profesión sin tener sentimientos. No sirve. La profesión te vuelve más humano, no menos. Algunos necesitan terapia para afrontar estas situaciones, yo por ahora no, porque hablo mucho con mis pacientes y sé que tengo que seguir adelante porque hay otros pacientes que me necesitan”.

Médico, ¿Por qué? Ramos Mejía Doctor Rodríguez

Al oír esta pregunta, el médico comenzó a demabular por los pasillos del recuerdo. Él no tenía familiares médicos. Es más, hoy sería arquitecto, sino fuera porque cuando cursaba el tercer año de la escuela secundaria, se produjo el primer trasplante de corazón en el mundo (1967). “Me causó tal impacto que alguien pudiera transplantar un corazón a otra persona, que me di cuenta de que si bien como arquitecto podría hacer cosas lindas, pensé que a través de la medicina podría ayudar mucho más a la gente”, explicó el doctor.  

Defender el juramento toda la vida Ramos Mejía Doctor Rodríguez

El Doctor Rodríguez es un apasionado por su profesión. Por eso, para quienes pretenden hacer algo bueno en el ámbito de la Salud, aconsejó elegir la profesión sólo si realmente tienen ganas de ejercer. “Que tenga ganas de ser médico, que tenga la ilusión puesta en resolverle una situación de riesgo a alguien. No digo salvar la vida, porque no salvamos la vida nosotros solamente. La vida la salva Dios o nadie, nosotros ayudamos a salvar esa vida” sostuvo con vehemencia. Y Agregó: “Que no se asuste de atender a un paciente porque está con fiebre en una pandemia, o que si ve un accidente en la calle, se pare y pregunte si puede ayudar, no que siga de largo y se haga el ignorante, porque siempre podes ayudar”. 

“Me ha pasado de ver que hubo un accidente, o una situación de riesgo y todavía no llegó la ambulancia. Siempre que pasa eso me acerco, le explico a la persona herida que soy médico e intento tranquilizarla. Me quedo hasta que llegue la ambulancia, y al médico que viene lo prevengo  le cuento cómo está esa persona, con qué tiene que tener cuidado…” explicó el doctor.

Es uno de los profesionales con mayor trayectoria en medicina pediátrica, tanto en La Matanza como en la provincia de Buenos Aires. Es un profesional reconocido en el ámbito privado y publico. Muchos pacientes que acuden a su consultorio, afirman que “tiene magia, cura con ciencia y alma”. Además, algunos pacientes explicaron que fueron atendidos incluso en emergencia, durante la madrugada, o en días festivos, sin mediar un centavo a cambio.   Ramos Mejía Doctor Rodríguez

Escrito por Rocío Cabrera

Más notas en RETRATOS URBANOS

COMPARTIR