Fin de la primavera liberal: la interna ideológica entre Milei y Espert

#PolíticaDeManual - Una grieta política distancia a los dos máximos referentes libertarios. Fruto de diversas polémicas, caen la imagen e intención de voto del “león” y surgen críticas en su entorno directo.

Escrito por: Manuel Román | Publicado: 16 de Junio de 2022

Milei Espert Interna

COLUMNA #PolíticaDeManual

Pocas semanas después del pico que alcanzó en la opinión pública en mayo, el panorama es completamente distinto en la reputación del cuadro libertario, que aparenta haber tocado su techo y, además, estarse precipitando hacia abajo. En este marco, una grieta interna entre sus dos líderes, los diputados Javier Milei y José Luis Espert, compromete la unidad en la fuerza. Consecuencia del juego político, el fin de la primavera liberal tiene causas ideológicas y somete al espacio a su primera gran crisis.

Se acabó la luna de miel del liberalismo, o al menos eso indican los sondeos de opinión pública. Luego de la ola de crecimiento que protagonizó desde las elecciones legislativas de 2021, las polémicas desatadas alrededor de la postura de Milei en favor del comercio de órganos y de la libre portación de armas, tanto como su fallido acto público en Gerli el viernes pasado, hicieron especial mella en la imagen negativa del tempranamente autoproclamado aspirante a presidente; cuya reputación chocó este mes con su tope de apoyo y comenzó a decantarse en picada.

Es en este contexto que se destapó una grieta entre los dos máximos referentes del espacio. Por una discusión fogoneada por el puntero mileísta Carlos Maslatón, de amplia presencia viral y mediática, el entorno político del economista parece irremediablemente quebrado. Para peor, otra contienda lo distancia de Espert, que se desligó de su par porteño a causa de las numerosas controversias recientes. En suma, el movimiento significa una disonancia ideológica entre los líderes, que abre una verdadera prueba de fuego para la fuerza liberal libertaria argentina.

Milei Espert Interna

Fin de la primavera liberal: caen los números de Milei Espert Interna


A fines de abril, la consultora de opinión pública Raúl Aragón y Asociados titulaba su último informe: “Javier Milei, el cisne negro de Juntos por el Cambio”. El estudio revelaba para el diputado una intención de voto de 15,6% en elecciones generales, y de 18,3% en primarias; lo que ubicaba a La Libertad Avanza como el tercer partido más apoyado a nivel nacional. Aquel era el momento más álgido en la reputación del economista, que venía en alza desde su performance en las legislativas porteñas.

“Fast forward” a mediados de junio, solo algunas semanas después, el referente liberal ha disminuido su potencial rendimiento electoral en casi un tercio. Un nuevo sondeo realizado por la misma encuestadora reveló una baja del 18,3% al 13,1% en la intención de voto de Milei. El estudio, difundido por Clarín, también midió la imagen del diputado, particularmente golpeada por algunas polémicas declaraciones.

Según Raúl Aragón y Asociados, la valoración positiva de Milei declinó casi diez puntos (de 51,6% a 42,1%), mientras que la negativa aumentó otros diez aproximadamente (de 41,8% a 50,3%). Los resultados coinciden con relevamientos como el de Rouvier, que registró una similar suba en la imagen desfavorable (de 33,8% a 43,4%); o de CB Consultora Opinión Pública, que reportó una reciente caída en la valoración del economista en 20 de 24 provincias.

Órganos, armas y Gerli: los golpes políticos a Milei Espert Interna


A fines de mayo, Perfil organizó un debate entre el líder de La Libertad Avanza y el dirigente social Juan Grabois. Durante el intercambio, Milei se mostró a favor del “derecho a morirse de hambre” y, como alternativa, respaldó la legalización del comercio de órganos. Poco después, en diálogo con TN, el economista defendió la libre portación de armas; a diez días de la masacre en una escuela primaria de Uvalde, Texas, en la que murieron 21 personas.

Las declaraciones del diputado tendrían responsabilidad en que se catapultara su imagen negativa. Según el citado estudio de Rouvier, la población consultada está en desacuerdo con Milei respecto al “derecho a morirse de hambre” en un 78,9%, y sobre la legalización de la venta de órganos, en un 76,2%. Esas propuestas se suman a otras como la legalización del consumo de drogas y la privatización de la educación pública, que rondan el 70% de resistencia entre los encuestados.

Así, no resulta descabellado considerar que el impacto social que causaron las declaraciones del diputado se reflejó en su fallida última aparición pública. Promovido como una suerte de lanzamiento de candidatura presidencial, el acto de Milei en Gerli redundó en un fracaso el viernes pasado, principalmente por su baja asistencia: no más de dos mil personas acudieron a la presentación del diputado, que terminó dando veintitrés minutos de discurso antes de dejar el escenario.

Milei Espert Interna

Milei vs. Espert: interna ideológica en el liberalismo


Por lo pronto, las controversias no solo le valieron al economista el rechazo social y político. Los planteos despertaron una discusión interna incluso dentro del propio frente liberal, que causó un distanciamiento entre Milei y su par bonaerense Espert. En una entrevista brindada a A24, el excandidato a presidente rechazó viejas y nuevas propuestas del “león”, tanto en terreno económico como social.

“No hay que cerrar el Banco Central”, “no hay que ir a una dolarización”, “estoy en contra de la portación de armas”, “no estoy a favor de la compra-venta de órganos”. Las definiciones del líder de Avanza Libertad marcan una honda diferencia con las de La Libertad Avanza. Diferencia ideológica entre dos liberalismos, si se quiere: uno conservador, de radical postura promercantilista; y otro con tintes progresistas, que valora cierta regulación estatal, aunque mínima, en la sociedad.

Otra pata, también repudiada por el diputado bonaerense, del conflicto intraliberal radica en el eje político que Milei alienta a nivel regional. Esta semana, el economista se reunió con Eduardo Bolsonaro y José Antonio Kast, hijo del presidente brasileño y excandidato chileno respectivamente, dos líderes de la derecha liberal conservadora sudamericana. Sumado a su apoyo al exmandatario estadounidense Donald Trump, el posicionamiento ideológico del “león” comienza a contrastar con el de Espert, quien hizo evidente la interna: No sé cuán liberal es Milei ya…”.

Milei Espert Interna

Juego político y crisis: Maslatón, Kikuchi y Karina Milei


Mientras tanto, las críticas al diputado de la Ciudad se replican en su más cercano entorno político. En lo que su puntero y mayor defensor público Maslatón distinguió como una “tentación totalitaria de la actual jefatura de La Libertad Avanza”, un enfrentamiento entre las manos derecha e izquierda de Milei tiene coartada la unidad en su propio partido.

En concreto, aparece enfrentado a Maslatón un eje comandado por la hermana del líder liberal Karina Milei y por el armador político Carlos Kikuchi. Entre los achacamientos cruzados se encuentra, por ejemplo, el fracaso del acto de la semana pasada. “La poca concurrencia fue culpa de los irresponsables de Karina Milei y Carlos Kikuchi con sus ofensivas contra la militancia”, apuntó Maslatón vía Twitter.

Las acusaciones de Maslatón se agravan. El puntero profundizó su postura en C5N: “Karina Milei y Carlos Kikuchi están haciendo acuerdos con partidos fascistas y neofascistas del interior, como con Ricado Bussi en Tucumán”; un legislador provincial hijo de Antonio Bussi, militar condenado por crímenes de lesa humanidad durante la última dictadura.

Como juzgó Maslatón, “Karina Milei y Kikuchi van a buscar partidos retrógrados a cada provincia”. En cierto punto, la crítica de su puntero se condice con la de Espert. El perfil de Milei parece estar atravesando una conservadurización que posibilita alianzas internas y externas pero ciertamente debilita su reputación y apoyo electoral local. Así lo reflejan los últimos sondeos de opinión pública.

Este es, después de todo, el conflicto que se dejaba entrever cuando sorprendieron en mayo aquellas encuestas tan auspiciantes como tempranas. Es difícil efectivizar la intención de voto, más aún si el partido debe federalizar su alcance para aspirar al sillón presidencial. Ello, sumado al lógico desgaste que provoca el constante juego político, representa una verdadera prueba de fuego para el liberalismo argentino.

#PolíticaDeManual: La columna de Manuel Román

Más notas en POLÍTICA

 

Elecciones 2023: ¿hasta dónde llegará el fenómeno Milei?

Fernández: “Los números de la economía soportaron a Macri, la pandemia y una guerra”

COMPARTIR