Campanopolis: un ejemplo de trabajo y autosuperación

Oscar Campana, hijo del fundador, dialogó con Desde Matanza para contar la historia de la aldea de estilo medieval ubicada en La Matanza.

#Sociedad

Escrito por: Nadia González | Publicado: 23 de Septiembre de 2021

Campanopolis

Campanopolis es una aldea de estilo medieval que se encuentra en la ciudad de Gonzalez Catán, La Matanza. Es un lugar turístico y llamativo, no solo por la historia personal que engloba a su fundador, sino que también por sus edificaciones. Los materiales que componen cada parte del recorrido llevan a sus visitantes a un viaje en tiempo y espacio.

Antonio Campana comenzó la construcción de la aldea luego de ser diagnosticado de cáncer. Lejos de entregarse a la enfermedad dirigió personalmente la obra que hoy lo consagra como un artista. El motivo por el cual decidió volcar su talento en construcciones de este estilo es incierto. Aunque su hijo supone que una de las razones puede ser el cariño de su padre por Europa, ya que era descendiente de italianos.

Oscar Campana define a su padre como un “trabajador”, quien a base del esfuerzo levantó uno de los lugares más llamativos de Buenos Aires. Más allá de los motivos que lo llevaron a hacerlo solo podía lograrse con la dedicación de varios años.

 

Reconstruir de los escombros Campanopolis 

“Era un gran defensor de los derechos de la ecología, no solo con palabras, con hechos”, relata Campana respecto de su padre. El fundador combinó cúpulas, partes de barcos, columnas y todo tipo de elementos reciclados de diferentes sitios. Por ello, cada rincón de la aldea es único, llamativo y excéntrico.

Las acciones que realizó el fundador, como aclaró su hijo, hablan por sí solas. El paisaje se contrarresta ampliamente con la contaminación que surge a pocos kilómetros, como por ejemplo en el CEAMSE. De allí, la importancia de una gran construcción pionera en materia de reciclado que marca un precedente en la zona.

Una aldea llamativa Campanopolis 

“Nos enorgullece que vengan de tan lejos”, comentó Campana, quien extendió su gratitud a quienes reconocen y valoran la obra de su padre. De todas partes del mundo concurren visitantes curiosos, turistas y profesionales que quieren ver con sus propios ojos el lugar o quieren conocer su historia. Numerosos artistas asistieron para realizar producciones televisivas y fotográficas.

Aunque la pandemia obligó a que se limitaran los viajes, con la paulatina vuelta a la normalidad los visitantes pueden concurrir al lugar. Se realizan visitas guiadas y también pueden realizar allí diversas producciones comerciales, fotográficas o simplemente pasar el día en familia.

Campanopolis es un lugar cargado de emociones, no solo porque está compuesto de muchos materiales con historia propia, sino porque estos conforman una historia mayor. La autosuperación y el trabajo son los mejores mensajes que deja después de tantos años la aldea de estilo medieval que evoca paisajes de cuento.

Escrito por Nadia González

Más Notas en SOCIEDAD 

 

Vacunación: nuevos turnos para la segunda dosis de Sinopharm en Provincia

$70.000 millones más para la inclusión social y obras públicas

 

COMPARTIR