Adicción a redes sociales: Qué es y cómo tratarla

Los jóvenes de 16 a 24 años son los más vulnerables frente al uso excesivo de las redes sociales, que pueden ser más adictivas que el alcohol y el tabaco.

Escrito por: Ludmila Morrison | Publicado: 3 de Agosto de 2022

Redes Sociales Adicción

“Redes sociales”, esas comunidades virtuales de interacción que se han desarrollado en los últimos años y que actualmente forman una parte importante en la vida de casi todos. Resulta  difícil hoy en día pensarnos a nosotros mismos en un mundo donde no existen las redes, donde no nos podamos comunicar con el otro de manera instantánea a pesar de nuestra distancia física. Nos acostumbramos a compartir gran parte de nuestras actividades diarias en estas estructuras sociales digitales, y a recibir información sobre los acontecimientos del mundo al instante, llegando incluso a alcanzar una sobreinformación.

Entre las redes sociales más usadas tenemos a Facebook, que cuenta con 2.910 millones de usuarios activos al mes. Luego se encuentra  YouTube, con  2.562 millones de usuarios activos. En el tercer puesto se posiciona  WhatsApp con 2.000 millones de personas que utilizan esta forma de mensajería; y a continuación, Instagram, con 1.478 millones de usuarios. Además en los últimos tres años TikTok fue ganando un gran protagonismo entre las redes sociales de entretenimiento.

Es una realidad que los medios sociales llevan consigo ciertos beneficios, como la inmediatez que tanto los caracteriza, la facilidad para difundir información y la posibilidad de conexión con familiares, amigos e incluso profesionales de nuestra área, como ocurre con LinkedIn.

Pero diversos expertos del área de la salud mental advierten que las redes sociales pueden ser adictivas. La adicción es un trastorno que nos genera una dependencia a sustancias o actividades que son perjudiciales para nuestra salud tanto física como mental. Por lo tanto cuando hablamos de adicción a las redes sociales nos referimos a esa dependencia y uso compulsivo de los espacios virtuales de interacción con los demás, y se ha comprobado que las redes tienen una capacidad de adicción mayor que la del tabaco o el alcohol.

¿Quiénes pueden volverse adictos a las redes?


Los jóvenes de entre 16 y 24 años son el grupo más vulnerable a este tipo de patología, predominando aquí las mujeres, y las causas y factores de riesgo de esta adicción son las siguientes:

Soledad, ya que muchas veces se busca reemplazar ciertos vacios emocionales con las redes sociales porque nos permiten tener una interacción social instantánea a través de lo digital.

– La baja autoestima nos lleva a querer alimentar nuestro ego compartiendo imágenes y contenido de nuestra vida diaria de manera tal que sea validado por la mayor cantidad de usuarios posibles.

Dificultades personales como la depresión, la hiperactividad, la insatisfacción personal, la impulsividad, y también distintos factores familiares o sociales, que tienen que ver con la educación recibida en los hogares y con la forma en que los individuos son integrados en la sociedad.

Algunos de los factores que nos pueden indicar que la persona sufre este tipo de adicción son:

– La priorización extrema de las redes sociales al punto de padecer cierto nerviosismo si no se puede acceder al instante a ellas.

Cambios en el hábito del sueño.

Aislamiento y preferencia de la comunicación virtual antes que la interacción cara a cara.

Necesidad extrema de publicar cualquier acontecimiento de la vida cotidiana.

Pérdida de la noción del tiempo por el gran uso que se le da a las redes.

Intentos fallidos de reducir el tiempo que se le dedica a las redes sociales.

¿Cómo tratar la adicción a redes sociales?


La solución para esta patología es (al igual que con cualquier otro tipo de adicción) realizar un tratamiento psicológico de la mano de personal autorizado. Pero para no llegar a esta instancia, hay diversas cosas que se pueden hacer para prevenir este tipo de adicción, como por ejemplo:

– No utilizar ningún aparato tecnológico que nos permita acceder a las redes en los momentos más importantes del día, como en las comidas.

– Apagar el celular por determinados periodos de tiempo durante el día.

– Priorizar las relaciones presenciales.

– Silenciar el móvil e intentar evitar usarlo como despertador.

– Realizar otro tipo de actividades que no requieran el uso de aparatos tecnológicos.

El uso excesivo de las redes sociales es un problema real. Aunque aún no ha sido reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS), diversos investigadores reconocen esta adicción como una problemática a la que se le debe dar su debida importancia. Es por eso que debemos hacer un uso consciente y responsable de las redes sociales. Eso implica aprovechar sus beneficios y ventajas comunicacionales y de entretenimiento, pero evitar a su vez los excesos y el uso innecesario de estas plataformas.

Escrito por Ludmila Morrison
Más Noticias en  Sociedad

 

ShareArt: El dispositivo que lee las emociones

“DIFUNDIR POR FAVOR”: Las redes sociales contra la inseguridad en La Matanza

COMPARTIR